viernes, 8 de noviembre de 2013

Comienzan los jueves eucaristicos



 ¡Oh Jesús de mi alma, encanto único de mi corazón!, heme aquí postrado a tus plantas, arrepentido y confuso, como llegó el hijo pródigo a la casa de su padre. Cansado de todo, sólo a Ti quiero, sólo a Ti busco, sólo en Ti hallo mi bien. Tú, que fuiste en busca de la Samaritana; Tú, que me llamaste cuando huía de Ti, no me arrojarás de tu presencia ahora que te busco. (Beato Juan Pablo II)

Desde el pasado dia siete, cada jueves de seis a siete , habra exposición y adoracion de Jesus Sacramentado . La Iglesia cree y confiesa que «en el augusto sacramento de la Eucaristía, después de la consagración del pan y del vino, se contiene verdadera, real y substancialmente nuestro Señor Jesucristo, verdadero Dios y hombre, bajo la apariencia de aquellas cosas sensibles» (Trento 1551: Dz 874/1636).
Que se hace ante el Santisimo Sacramento os podriais preguntar , pues hay veces que se le mira simplemente sin decirle nada, pero en esa mirada hay agradecimiento y profunda admiración. Otras en cambio, cuando el alma parece un volcán en erupción, se le “disparan” necesidades, preocupaciones, tristezas, problemas, descargándolas en Él con confianza y con necesidad humana, porque qué pequeño y mendigo se encuentra el hombre cuando se ve abrumado por obstáculos y dificultades. Otras veces, sin embargo, estando el alma alegre y el ánimo elevado, se “piropea” a Dios con entusiasmo, diciéndole todo aquello bello que sale de su corazón. Y Dios escucha, siempre; el mismo interés demuestra tanto si estamos centrados en Él como si estamos disipados, porque cuántas veces también el hombre se disipa llevado por su imaginación que en ocasiones es incapaz de frenar.
No dejeis de vivir la experiencia de oración e intimidad con Dios que se nos ofrece cada jueves en la parroquia de Jesus Maestro.