sábado, 30 de mayo de 2015

Actos 50º aniversario:Conferencia sobre los Cristianos Perseguidos

Dentro de los actos del cincuenta aniversario de la parróquia de Jesús Maestro, ayer , a las ocho y media de la tarde , tuvo lugar una conferencia sobre los cristianos perseguidos. La impartieron María y Juan Pablo, un matrimonio que siente en lo mas hondo de su corazón el grito de angustia de nuestros hermanos, los que sufren de verdad, los que cada día se levantan sin saber si esa jornada será la última y , a pesar de ello, se sienten fuertes porque tienen esperanza.
María participó el pasado mes de Abril en el Congreso "Todos Somos Nazarenos"

Y consecuencia de ello siente la necesidad, la obligación de constituirse en el grito de aquellos que cada día se preguntan ¿porqué nos olvidais? aquellos cuya sangre sustenta nuestra diluida y casi arriconada fé.


Durante una hora nuestros corazones nos interpelaron por nuestra indiferencia, nos mostró imagenes horribles que la prensa no publica y nos transmitió la fortaleza de unas personas que con el simple gesto de invocara a Alá como Dios , quedarian libres de sus penurias pero, conscientes de que Jesuscristo dió su vida por nuestra salvación , se niegan a traicionarle porque saben que su recompensa no está en este mundo.


Terminó la conferencia con una hermosa oración que compartimos con vosotros.

Padre nuestro, misericordioso y lleno de amor, mira a tus hijos e
hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre sufren persecución y
discriminación en Irak,Siria,Kenia, Nigeria y tantos lugares del mundo.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerzaen los momentos más 
dificiles de perseverar en la fe.

Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen.

Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe
con alegría y libertad.

Que María Auxiliadora y Reina de la Paz interceda por ellos
y les guíe por el camino de la santidad.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos
aumente nuestro compromiso cristiano, que nos haga más fervorosos y
agradecidos con el don de la fe. Abre, Señor, nuestros corazones para
que con generosidad sepamos llevarles el apoyo y mostrarles nuestra 
solidaridad. Te lo pedimos por Jesucristo , nuestro Señor.Amén.