martes, 8 de septiembre de 2015

Sobre la Comunión en la mano, una aclaración



“Cuando te acerques a recibir el Cuerpo del Señor, no te acerques con las palmas de las manos extendidas ni con los dedos separados, sino haciendo de tu mano izquierda como un trono para tu derecha, donde se sentará el Rey. Con la cavidad de la mano recibe el Cuerpo de Cristo y responde Amén...” (San Cirilo de Jerusalén)

Existen dos modos de recibir a Jesucristo en la Eucaristía, en la boca o en la mano,pero, si te decides por recibir a Cristo en la mano, ten en cuenta los consejos de San Cirilo:

extiende la mano izquierda bien abierta, haciéndole con la derecha, también extendida “como un trono”, como decía san Cirilo, para luego con la derecha tomar el Pan y comulgar allí mismo, antes de volver a su lugar. No se “coge” el Pan ofrecido con los dedos -a modo de pinzas- sino que el ministro lo deposita dignamente en la palma abierta de la mano. No se coge: se acoge.