martes, 13 de febrero de 2018

CUARESMA: TIEMPO DE GRACIA Y SALVACIÓN



Estimados Hermanos: Paz y Bien.

De nuevo comenzamos el Tiempo de Cuaresma.Un tiempo en que la Iglesia, como madre y maestra, nos invita a la Conversión del Corazón.
Un tiempo de Gracia y Salvación para todos nosotros que nos vemos privados muchas veces del amor del Señor, por nuestro pecado de avaricia, codicia, orgullo, egoísmo y autosuficiencia, .de todo esto nos impide amar como Dios nos ama.
Un tiempo en que se nos invita a volver nuestra mirada hacia el Señor, de donde nos viene el auxilio, la fuerza y el consuelo.
La Cuaresma es un tiempo que nos lleva a la gran Fiesta de la Pascua.
Fiesta de alegría y gozo en que la Iglesia proclama a los cuatro vientos la Victoria del Mal y del Pecado. Que el mal y la muerte no tienen la última palabra, porque Cristo ha Resucitado. Ha salido victorioso del Sepulcro.
En este tiempo de Cuaresma la Iglesia nos convoca para que intensifiquemos la Oración, vivamos con más austeridad, proponiéndonos el Ayuno e invitándonos a practicar la Limosna para compartir con los más necesitados. 
Es verdad que la sociedad que nos toca vivir no nos acompaña mucho a poder vivir este tiempo como tiempo de Gracia, es decir, como tiempo de ir desprendiéndonos de tantas cosas que nos impiden ver al otro como hermano y que este hermano necesita de mí y yo necesito de él.
Tiempo que me ayuda a mirar en mi interior y descubrir que el mal habita en mí y necesito llenarme de Dios y pedirle que me dé su Espíritu para que me llene de su presencia y me conceda las fuerzas necesarias para seguir el camino de su Hijo Jesús.
En la vida de cada día, con las prisas, el trabajo, las preocupaciones, las tareas cotidianas de la casa, los hijos….nos olvidamos a menudo de que Dios nos ama y nos ha mandado a su Hijo para darnos vida en abundancia; necesitamos pararnos y rezar,  para poder llenarnos del amor de Dios que se nos da en la Oración.
La intimidad con Nuestro Padre Dios nos tiene que ayudar a poder vivir con la Fuerza y la Esperanza de que Dios no abandona nunca a sus hijos, sino que siempre nos tiende la mano, nos perdona, nos acoge y nos ama.
Hay tres frases que en este tiempo se van a ir repitiendo a lo largo de esta cuaresma que nos pueden ayudar para nuestra oración personal que son:

“Buscad al Señor y revivirá vuestro corazón” Sal. 68

“Por mi vida dice el Señor, no quiero la muerte del pecador, sino que cambie de conducta y viva” ( Ez . 33, 11)

“Y os daré un corazón nuevo,
y os infundiré un espíritu nuevo;
arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra,
y os daré un corazón de carne”. (Ez. 36, 26-27)

Que el Señor nos ayude a vivir esta Cuaresma con intensidad y nos de fuerzas para prepararnos bien para celebrar La PASCUA.

Feliz Cuaresma a todos.

Un abrazo y que el Señor os bendiga y os guarde.                                                                                     
                                                                                               Fr. J. Jordi Escrivá, ofm.
                                                                                                      Vuestro Párroco